Promueven cultura de ahorro y finanzas personales en el Instituto Tecnológico Superior de Xalapa

  • En el marco del “Business Tec”, la maestra Angélica Rosalba Ixmatlahua Coxcahua ofreció la conferencia “Finanzas personales, mitos y realidades”.

Nidia Miles

Con la finalidad de ofrecer herramientas que permitan a las y los estudiantes del Instituto Tecnológico Superior de Xalapa desarrollarse con éxito en todos los campos de la vida, la maestra Angélica Rosalba Ixmatlahua Coxcahua, ofreció la conferencia “Finanzas personales, mitos y realidades”.

Durante el evento “Business Tec”, organizado por la academia de Ingeniería en Gestión Empresarial y en presencia del director Walter Luis Sáiz González e integrantes del cuerpo directivo, la experta en finanzas dio “tips” y ofreció herramientas concretas para que los jóvenes se involucran en el desafiante mundo de las finanzas personales.

“Hablamos con los jóvenes de la importancia del ahorro y de la inversión y en un segundo plano de cómo te puedes capitalizar durante tus veintes. Cómo puedes hacer que llegues al mundo laboral ya con experiencia en este ramo y que obviamente potencialices tus finanzas para que en un segundo momento de tu vida puedas vivir más pleno, más tranquilo y menos angustiado”, expresó en entrevista la residente de la carrera de Gestión Empresarial en el turno sabatino.

“Te puedes capitalizar estando estudiando, lo único que necesitas son herramientas y educación por tu parte, educarte, aprender y tener la intención de crecer, sin importar que aún no entras al mundo laboral”, indicó.

“La cultura del ahorro es super importante porque llegas a tu empleo y lo único que estás buscando es un salario, una plaza, pero si no sabes administrarte no importa que ganes 50 mil pesos al mes o 10 mil al mes, igual no te va a alcanzar porque no tienes la cultura del ahorro. No eres la persona que se va a convertir el que ganes más dinero sino más bien tienes que ser la persona que necesita merecer esos 50 mil pesos al mes o más. Tú pones el límite”, concluyó.

Deja un comentario