Con disparos al aire, talibanes ponen abrupto fin a protesta de mujeres en Afganistán

0
91
  • Los combatientes talibanes capturaron rápidamente la mayor parte de Afganistán el mes pasado y celebraron la partida de las últimas fuerzas estadounidenses después de 20 años de guerra

Kabul.- Fuerzas especiales de los talibanes dispararon sus armas al aire el sábado, poniendo fin abrupto y aterrador a la última marcha de protesta en la capital de mujeres afganas que exigían la igualdad de derechos de los nuevos gobernantes.

También el sábado, el jefe de la poderosa agencia de inteligencia de Paquistán, que tiene una enorme influencia sobre los insurgentes, realizó una visita sorpresa a Kabul.

Los combatientes talibanes capturaron rápidamente la mayor parte de Afganistán el mes pasado y celebraron la partida de las últimas fuerzas estadounidenses después de 20 años de guerra. El grupo ahora debe gobernar un país devastado por la guerra que depende en gran medida de la ayuda internacional.

La marcha de mujeres, la segunda en otros tantos días en Kabul, comenzó pacíficamente: colocaron una ofrenda floral frente al Ministerio de Defensa de Afganistán para honrar a los soldados afganos que fallecieron luchando contra los talibanes antes de marchar hacia el palacio presidencial.

«Estamos aquí para ganar derechos humanos en Afganistán», dijo Maryam Naiby, manifestante de 20 años. «Amo mi país. Siempre estaré aquí.»

A medida que los gritos de ellas se hicieron más fuertes, varios funcionarios talibanes se metieron entre la multitud para preguntar qué querían decir.

Flanqueada por otras asistentes, Sudaba Kabiri, una estudiante universitaria de 24 años, le dijo a su interlocutor talibán que el Profeta del Islam concedía derechos a las mujeres y que ellas querían los suyos. El funcionario talibán prometió que a las afganas se les otorgarían sus derechos, pero ellas, todas de más de 20 años, se mostraron escépticas.

Cuando  llegaron al palacio presidencial, una docena de fuerzas especiales talibanes corrieron hacia la multitud, dispararon al aire y dispersaron a las inconformes. Kabiri, quien habló con The Associated Press, dijo que también lanzaron gases lacrimógenos.

Los talibanes han prometido un gobierno inclusivo y una forma más moderada de gobierno islámico que cuando gobernaron el país por última vez entre 1996 y 2001. Pero muchos afganos, especialmente las mujeres, son profundamente escépticos y temen que se retroceda en los derechos adquiridos en las últimas dos décadas.

Durante gran parte de las últimas dos semanas, los funcionarios talibanes se han reunido entre ellos, en medio de informes sobre las diferencias que surgen.

El sábado temprano, el poderoso jefe de inteligencia del vecino Paquistán, el general Faiez Hameed, realizó una visita sorpresa a Kabul. No quedó claro de inmediato lo que tenía que decirle a los líderes insurgentes, pero el servicio de inteligencia paquistaní tiene una fuerte influencia sobre los talibanes.
Los líderes talibanes tenían su sede en Paquistán y a menudo se decía que estaban en contacto directo con la poderosa agencia de inteligencia Interservicios. Aunque Paquistán negó sistemáticamente haber brindado ayuda militar a los talibanes, la acusación fue a menudo realizada por el gobierno afgano y Washington.

La visita de Faiez se produce mientras el mundo espera ver qué tipo de gobierno anunciarán eventualmente los talibanes, buscando uno que sea inclusivo y garantice la protección de los derechos de las mujeres y las minorías del país.

Los talibanes han prometido un gobierno de base amplia y han mantenido conversaciones con el expresidente Hamid Karzai y el jefe de negociaciones del ex gobierno Abdullah Abdullah. Pero la composición del nuevo gobierno es incierta y no estaba claro si los ideólogos de línea dura entre los talibanes ganarán el día, y si se producirán los retrocesos temidos por las mujeres manifestantes.

Los miembros del Talibán blanquearon murales el sábado que promovían la atención médica, advirtieron sobre los peligros del VIH e incluso rindieron homenaje a algunos de los contribuyentes extranjeros icónicos de Afganistán, como la antropóloga Nancy Dupree. Era una señal preocupante de los intentos de borrar los recordatorios de los últimos 20 años.

Los murales fueron reemplazados por lemas que felicitaban a los afganos por su victoria. Un portavoz de la comisión cultural talibán, Ahmadullah Muttaqi, tuiteó que los murales fueron pintados “porque van en contra de nuestros valores. Estaban estropeando las mentes de los muyahidines y en su lugar escribimos consignas que serán útiles para todos ”.

Mientras tanto, las jóvenes manifestantes dijeron que han tenido que desafiar a familias preocupadas para que sigan adelante con sus protestas, incluso saliendo a escondidas de sus hogares para llevar sus demandas de igualdad de derechos a los nuevos gobernantes.

Farhat Popalzai, otra estudiante universitaria de 24 años, dijo que quería ser la voz de las mujeres sin voz de Afganistán, las que tienen demasiado miedo de salir a la calle.

“Soy la voz de las mujeres que no pueden hablar”, declaró. “Creen que este es un país de hombres pero no lo es, también es un país de mujeres”.

Popalzai y sus compañeros manifestantes son demasiado jóvenes para recordar el gobierno de los talibanes que terminó en 2001 con la invasión liderada por Estados Unidos. Dicen que su miedo se basa en las historias que han escuchado sobre mujeres a las que no se les permite ir a la escuela y al trabajo.

Naiby, la joven de 20 años, ya ha operado una organización  y es portavoz de los Juegos Paralímpicos de Afganistán. Reflexionó sobre las decenas de miles de afganos que se apresuraron al aeropuerto internacional Hamid Karzai de Kabul para escapar de Afganistán después de que los talibanes invadieron la capital el 15 de agosto.

“Tenían miedo”, pero para ella, dijo, la lucha es en Afganistán.

Información de El Universal.

Deja un comentario