sábado, junio 12, 2021
spot_img
InicioColumnas#ObreroDelGis Con la letra Y o con Ll

#ObreroDelGis Con la letra Y o con Ll

Diego A. Zapata Gómez

En los primeros años de ejercicio como docente, era el docente auxiliar, me tocaba cubrir algunos maestros que no asistían por compromisos, porque tenían entrevistas con algunos padres o por alguna razón justificable. Es ahí en donde realmente me fui dando cuenta del proceso de aprendizaje de los alumnos, en cómo van desarrollando su capacidad para conocer, para relacionar y para reflexionar. En esos primeros años de ejercicio me toca cubrir a la maestra Catita, una gran maestra de mucha experiencia y a unos cuantos años para retirarse del ejercicio y la practica docente, quien ese día no iba a asistir con su grupo de segundo grado de primaria. Así que deja las instrucciones para continuar con su avance programático de la semana y del bimestre y que tenía que llevar a cabo.

Era segundo grado de primaria, y tocaba exponer de la asignatura de Español. El tema era el uso de las letra “Y” y La letra “Ll”, en cómo se aplica en la gramática. En no confundir el sonido que parece igual pero que se escribe de manera distinta y su significado es igualmente distinto; así como de igual su posición al inicio, en medio o al final de la palabra en la última silaba. Comencé por explicar la letra “Ll” con palabras como Llano, Lleno, Gallina, Gallo, Lluvia, y así con más palabras, y les mostraba algún dibujo y pedía que escribieran su significado según su experiencia. Luego hice lo mismo con la “Y” con palabras como Yaga, Yegua, Hoyito, Yoyo, Yunta, Ley, y más palabras. Igualmente les mostraba un dibujo relacionado con la palabra y que ellos escribieran su significado.

Todo iba quedando muy bien, esa fue una experiencia inolvidable. Para asegurar que todo estaba claro, les escribí en el pizarrón una serie de palabras para que ellos las definieran e hicieran un dibujo relacionado con dicha palabra. De entre el grupo de palabras se encontraba la palabra Ayuntamiento, y me parece que fue una de las que más dificultad se presentaba para ellos, tenían la oportunidad de usar el diccionario. Margarita, era una niña que se esforzaba por terminar pronto y obtener buena nota. Así que fue de las primeras en entregar a revisar su actividad. Oh sorpresa la que me llevé al revisar su trabajo, pues encontré lo siguiente con la palabra Ayuntamiento a la que definió de la siguiente forma y con un relacionado con su definición.

Ayuntamiento: Aparato pesado que es jalado por unos bueyes

No pude contener la risa y me imaginaba lo que ella había definido y el dibujo que correspondía a su definición. Así que tomé el cuaderno y se lo enseñé a la directora, mi querida maestra Judith Meza Flores, quien, al revisar y leer tal definición, no pudo contener la risa y dijo: tiene toda la razón.  Era la imaginación de una niña de 7 años, que sin malicia nos ha sacado una risa y nos imaginábamos como ese aparato era jalado por esos seres que habían llegado a ese aparato gubernamental.

Ya pasando el tiempo me he puesto a pensar en cómo los alumnos van despertando en su conciencia, en su inteligencia, en su creatividad, en su imaginación, en su capacidad para relacionar las acciones y cómo crean sus conceptos mentales.  Y resaltando al gran pedagogo Jean Piaget recuerdo que para adentrarse en la gestión del conocimiento necesitamos comprender la función que cumplen los actos cognitivos en la evolución humana. Todas las personas educadas en la época contemporánea piensan en términos evolutivos y tienen alguna idea sobre la importancia que tuvo el desarrollo de la inteligencia en el surgimiento de las primeras sociedades humanas.

El desarrollo del lenguaje ha sido decisivo para activar las potencialidades cognitivas del cerebro, que en principio los gestos, sobre todo con las manos, acompañaron los primeros sonidos que emitieron los ancestros primitivos para indicar emociones, transmitir mensajes o enunciar acciones. En la medida en que mejoraron las comunicaciones mejoraron los intercambios y la organización social, y se fueron creando en cada idioma los conceptos o las ideas. Jean Piaget demostró que el conocimiento es un proceso interactivo entre el sujeto y el objeto donde intervienen además factores sociales y lingüísticos (Piaget, 1967).

Y es precisamente cuando relacionamos la experiencia, nos damos por enterado que lo que tenemos en nuestra mente es producto de ese contacto con la realidad. Tal como se afirma en la Filosofía Aristotélica: “nada hay en el entendimiento humano, si antes no ha pasado por los sentidos”.   Es el empirismo el inicio de los procesos de abstracción y formación de las ideas en la mente humana.

Ciertamente mi alumna relaciona la palabra Yunta y se imaginó un ayuntamiento como un aparato muy pesado para trabajar la tierra. Tal vez equivocada su definición, estrictamente hablando, pero nos arrancó una sonrisa y nos mofamos de esa caricatura de quienes laboran en el gobierno municipal, no a los empleados sino a quienes están al frente y que llegan ahí por la democracia a través del voto ciudadano. A quienes esperamos que su trabajo sea un verdadero servicio para el pueblo quien los ha elegido para eso.

Ya han pasado los años, y nunca más supe de mi alumna, ojalá y sea una gran profesionista. Porque con toda esa potencia para estudiar y de luchar por ser mejor, me imagino que lo ha logrado. Claro que ha de ser con más lógica, pues creo que ha llegado a desarrollar esa capacidades cognitivas, echando a volar las potencialidades de la imaginación, el recuerdo, los pensamientos, la creatividad, la formación de conceptos, el conocimiento, las ideas, y más potencialidades del proceso del conocimiento.

Por lo tanto, hay que saber distinguir y usar las palabras correctamente, porque podemos perder mucho. Saber aplicar las reglas gramaticales, las reglas ortográficas, y uso correcto de los signos de puntuación. Pues este ejemplo nos puede decir mucho, y al cual tiene varios significados según el uso gramatical, esto en referencia a una pareja de esposos en distintas etapas de su vida matrimonial, veamos el orden:

  1. … ¿cómo amaneciste amor?
  2. …. Como amaneciste, amor.
  3. … ¡Cómo! ¿amaneciste amor?

Así dadas las cosas cada frase tiene un significado distinto. Nos damos cuenta de que no es lo mismo *Juan comía como vestía* a decir y escribir  *Juan comía bestia*. Así que tengamos un poco más de cuidado para escribir y usar correctamente los signos gramaticales, porque de eso depende nuestro éxito profesional. Si no habrá que preguntar a los abogados quienes deben ser expertos en el uso correcto de las redacciones, pues de eso depende ganar o perder un caso.

Envía tus comentarios a diegoazgconrumbo@gmail.com  para saber lo que piensas y así enriquecer mi acervo cultural, que te la pases muy bien.

RELATED ARTICLES

Deja un comentario

Most Popular

Recent Comments

A %d blogueros les gusta esto: