Sin categoría

#RelatosDominicales Vendedora de ficciones

Miguel Valera

I

La conocí en Telegram. Aunque sabía que su profesión es polémica y suele recibir el juicio reprobatorio de una parte de la población, no dudé en pedirle una entrevista, porque al final, forma parte de la vida de los seres humanos sobre este mundo que nos exige aferrarnos a tablas de salvación o paraísos artificiales que son sin lugar a dudas analogías del gran paraíso que nos han vendido desde tiempos inmemorables.

Además, pensé, ¿qué es la vida sin ficción? Recuerdo que un día le escuché decir a Juan Villoro que su amor por las letras y las ficciones se debían a su insatisfacción por el mundo real, a su deseo de un mundo mejor, ese mundo que solo los paraísos artificiales, de las letras o de las fantasías, nos pueden regalar.

Aunque se presenta como “jarocha universitaria muy cachonda”, Vanesa Zepeda es una chica de 23 años originaria del estado de Puebla que se quedó a vivir en Xalapa, luego de estudiar Administración de Empresas en la Universidad Veracruzana. Debido a la necesidad económica de su familia tuvo que recurrir a un trabajo sui géneris, tan antiguo como el ser humano sobre la tierra: la comercialización de su cuerpo, de su belleza y encantos.

II

Con más de 35 mil seguidores en sus redes sociales de Twitter @VanessaEscort3 y @VanesaEscort2; Facebook @vanesazepeda e Instragram @VanesaZepeda1, Vanesa trabaja como Escort Vip y ofrece servicio a parejas, chat hot, videollamadas, venta de fotos —packs—y videos personalizados que pueden ser pagados por PayPal, OXXO o transferencias bancarias, con posibilidades de crédito a 3, 6, 9 o 12 meses.

Una artista profesional, desde que la contactas en su número de Telegram, 2281596339, automáticamente te agradece el interés y se presenta: “Soy una jarocha universitaria muy cachonda visitando tu ciudad, soy delgadita talla 5, cuerpo atlético, te doy un trato muy rico y amable, no te arrepentirás. Mido 1.65 y peso 51 kg. ACEPTO TODAS LAS TARJETAS DE CRÉDITO Y DÉBITO, PAGA TU SERVICIO A 3, 6, 9 Ó 12 MESES”.

Vanesa trabaja al lado de su hermana “Andy Zepeda” y ofrece, como dice su publicidad, “doble placer con nosotras”. Comenta que no besa en la boca, porque se enamora y que por higiene y salud todos sus servicios son con protección.

III

Vanesa Zepeda, nombre artístico que utiliza desde que se inició en estos servicios, nos cuenta que tiene 23 años, que estudió Administración de Empresas en la Universidad Veracruzana “pero debido a la necesidad económica de mi familia tuve que recurrir a este trabajo, porque había visto que era muy bien pagado”.

“Empecé a contactar a personas a través de una aplicación y vi realmente que sí era lo que yo necesitaba”, cuenta, un tanto nerviosa, porque dice que es la primera vez que habla sobre su vida y profesión delante de una cámara.

Acepta que su trabajo es “de riesgo”, “porque entras en contacto con muchas personas que no conoces, que nunca has visto en tu vida y que realmente no sabes cómo son”.

“La verdad es un trabajo que sí conlleva cierto tipo de riesgo. Muchas personas dicen que es algo fácil, pero realmente es todo lo contrario, porque uno se expone a ciertas situaciones en las que quizá no se puede tener el control, pero siempre trato de reaccionar de la mejor manera, tranquilamente”, señala.

IV

Durante estos tiempos de COVID-19, Vanesa se ha encontrado a muchas personas solas y ella ha estado ahí para escucharlos y consolarlos. “He recibido muchas llamadas, porque ahora por el confinamiento pues mucha gente se siente sola y necesita pues ese contacto, ese contacto humano afectivo”.

“Esta situación ha sido desesperante para muchos, porque hemos perdido nuestra vida cotidiana y de cierta forma el que ellos me busquen, hace que salgan un poquito de la vida rutinaria que llevan en casa; para algunos es un relax el comunicarse conmigo”.

Tanto en su Telegram, 2281596339, como en su WhatsApp, 2282139875, Vanesa Zepeda tiene comunicación directa con sus clientes. —¿Y no besas en la boca?, le insisto: “Pues que tal y se terminan enamorando muchos de mí. Imagínate después cuántos enamorados voy a tener”, contesta sonriente.

Vanesa no besa en la boca porque se enamora. Si tú la buscas seguramente te enamorarás de ella, pero debes de tener en cuenta que te enamoras de una ficción, una irrealidad humana, tan necesaria como las auténticas realidades. Ella busca sobrevivir igual que tú y aunque las ficciones no se gastan y pueden ser siempre nuevas, ella da lo mejor de sí, su cuerpo, el continente de su espíritu y de sus sueños. No intentes besarla en la boca porque te puedes enamorar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: