Aseguran científicos que recuperación de capa de ozono está en proceso

Irving Rafael Méndez Pérez, investigador del Centro de Ciencias de la Tierra de la UV
  • “Si se mantienen las políticas actuales, la recuperación de sus valores originales podría darse en el 2040 aproximadamente”: Irving Rafael Méndez Pérez, investigador del Centro de Ciencias de la Tierra UV 

José Luis Couttolenc Soto (Universo)

Foto: Omar Portilla Palacios 

Estudios científicos basados en tecnologías novedosas como la geoingeniería permiten afirmar que la capa de ozono se encuentra en un proceso de recuperación del adelgazamiento que registraba, lo que lleva a estimar que para el 2040 dicha recuperación sea de forma importante. 

Lo anterior lo dio a conocer Irving Rafael Méndez Pérez, investigador adscrito al Centro de Ciencias de la Tierra (CCT) de la Universidad Veracruzana (UV), quien señaló que de acuerdo al informe que cada cuatro años ofrece el grupo de evaluación científica del Protocolo de Montreal, la eliminación progresiva de las sustancias que impactan la capa de ozono ha contribuido a la recuperación de ésta, así como de la estratósfera superior, que como beneficio tiene la disminución a la exposición de rayos ultravioleta de las personas, animales y plantas. 

No obstante, dijo que de mantenerse las políticas actuales, el adelgazamiento de la capa desaparecería en el 2045 en el Ártico, y para el 2066 en la Antártida, ayudando a evitar hasta en un 0.5º C el calentamiento global. 

El investigador del CCT destacó que el monitoreo periódico y evaluaciones que lleva a cabo el grupo de científicos siguen siendo esenciales para la labor del protocolo, que a su vez da a conocer información a instancias normativas y decisorias. 

Méndez Pérez recordó que los investigadores Mario Molina (mexicano) y Frank Sherwood Rowland (estadounidense) obtuvieron en 1995 el Premio Nobel de Química por su descubrimiento de las causas del agujero de ozono antártico, atribuyéndose una de éstas a los clorofluorocarbonos (CFC), gases que estaban debilitando la capa de ozono de la atmósfera al descomponerse por la radiación solar, liberando átomos de cloro y moléculas de monóxido de cloro capaces de descomponer moléculas de ozono. 

Posterior al Protocolo de Montreal, el investigador universitario refirió que se le han hecho algunas enmiendas como la de Kigali (2016), que apunta a una reducción masiva en el uso de hidrofluorocarbonos (HFC) que sustituirían a los CFC, los primeros utilizados en acondicionadores de aire y otros dispositivos como refrigerantes alternativos. 

No obstante, los HFC no amenazan la capa de ozono, pero sí representan gases de efecto invernadero con potencial de calentamiento global muchas veces mayor al del dióxido de carbono. 

Ante esta problemática, el investigador del CCT detalló que en el plan de trabajo de la actual administración rectoral de la UV destacan dos ejes transversales: los derechos humanos y el de sustentabilidad, por lo que los Planes de Desarrollo de las Entidades Académicas (PlaDEA) han diseñado particularmente acciones específicas en torno a la sustentabilidad y medio ambiente. 

En el Programa de Estudios de Cambio Climático, conjuntamente con la Coordinación para la Sustentabilidad Universitaria (CoSustenta), se trabaja el Plan de Acción Climática de la Universidad, además de otras acciones como el cálculo de consumo de energía de las entidades académicas, la huella hídrica y la de carbono, entre otras acciones. 

 

La Organización Meteorológica Mundial ha presentado estimaciones sobre la recuperación de la capa de ozono para las próximas décadas

Deja un comentario