Familias Fuertes reúne a miles y lanza proclama a favor de la Vida

0
70

Luego de reunir a varios miles de ciudadanos en la Macroplaza para protestar contra la despenalización del aborto, Familias Fuertes por México realizó el siguiente pronunciamiento:

México está de luto. Ha sido una semana triste para nuestro país. Como es del conocimiento público, los pasados martes 7 y jueves 9 de septiembre, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación atendió dos acciones de inconstitucionalidad, la primera de ellas relacionada con el Código Penal del Estado de Coahuila por proteger la vida de los hijos e hijas en gestación.

La segunda de ellas dirigida en contra de la constitución local del Estado de Sinaloa que reconoce y protege el derecho a la vida desde la concepción.

La Corte interpretó que no se puede prohibir de forma absoluta el aborto. Eso quiere decir que la Corte quiere permitirlo durante algún plazo o circunstancia, y eso significa suprimir la protección legal a la vida de los hijos e hijas en gestación durante algún periodo del embarazo. También resolvió que los estados no pueden reconocer y proteger el derecho humano a la vida desde la concepción y hasta la muerte natural en sus constituciones.

Aunado a lo anterior, se prevé que en la sesión del Pleno del lunes 13 de septiembre, los ministros analicen una acción de inconstitucionalidad que podría arrebatar el derecho a la objeción de conciencia del personal médico y de enfermería. Si se les niega ese derecho, los médicos y personal sanitario podrían verse obligados a participar en abortos, en contra de su voluntad.

Los grupos y organizaciones de la sociedad civil que conformamos la coalición FAMILIAS FUERTES UNIDAS POR MÉXICO nos dirigimos a ustedes para manifestar nuestra más profunda preocupación y rotundo desacuerdo con estas decisiones que desprotegen a los seres humanos en su etapa más vulnerable, así como a sus madres.

Estas resoluciones no representan más que una clara y manifiesta violación al orden democrático y constitucional de nuestro país que tienen como base el respeto irrestricto a los derechos humanos, empezando con el más importante, elemental y fundante de todos los demás derechos: el derecho a la vida. Ya que, sin él, todos los demás derechos pierden sentido.

A este respecto, recordemos que en los últimos años los mexicanos han buscado reconocer y proteger el derecho a la vida, lo cual se constata mediante las reformas que se han logrado para incorporar este derecho de manera explícita en 23 de las 32 constituciones locales de nuestro país.

Así las cosas, la defensa de la dignidad humana y el respeto a la vida humana en todas sus etapas migra para convertirse, en definitiva, en una batalla local, en donde a cada entidad federativa le corresponderá hacer lo conducente para lograr que, en los debates sobre estos temas, la voz de la razón y el derecho se impongan.

Condenamos tajantemente toda acción tendiente a desamparar a las mujeres orillándolas a creer que quitarles la vida a sus hijos en su propio vientre es su única o mejor opción.

Más aún, es necesario concientizar e informar a todas las mujeres y a la población en general, sobre los verdaderos riesgos y consecuencias del aborto tanto a nivel físico como psicológico, entre lo cual se ha de destacar el daño al útero u otros órganos por su posible perforación, desgarre cervicovaginal, infecciones, hemorragias y, desde luego, la muerte.

Por otro lado, denunciamos la manipulación que desde las autoridades y muchos medios de comunicación se ha orquestado al inflar o hasta mentir sobre la cantidad de mujeres que se encuentran privadas de su libertad por la comisión del delito de aborto.

De acuerdo con el Registro Nacional de Información Penitenciaria, al 7 de julio del presente año, únicamente había 107 personas sentenciadas o procesadas por el delito de aborto, de los cuales es necesario puntualizar que 101 eran hombres, con lo cual se echa por tierra el discurso que pretende justificar la despenalización del aborto en beneficio de las “miles de mujeres” que están presas por este delito.

Nosotros no queremos que haya mujeres en la cárcel. Queremos que ni la mujer vaya a la cárcel y al mismo tiempo se mantenga la protección del hijo en su vientre.

En contraste, como consecuencia de la sola despenalización del aborto en la Ciudad de México en 2007, según las cifras oficiales, se han eliminado más de 237 mil vidas humanas hasta el 30 de junio de este año, y de lo cual se habla muy poco o nada.

Un Estado que prioriza la atención de las mujeres embarazadas en situación vulnerable ofreciendo abortos, sin duda alguna y a todas luces, ha fracasado en la protección de sus ciudadanos. El aborto, indistintamente de su estatus legal, causa el mismo efecto: elimina la vida humana en gestación y daña la salud de la madre.

FAMILIAS FUERTES UNIDAS POR MÉXICO refrenda más que nunca su compromiso con lograr restaurar en nuestra sociedad el respeto incondicional a la dignidad humana, así como el aprecio a toda vida humana a lo largo de todas sus etapas de desarrollo, desde su inicio en la concepción hasta su muerte natural.

Nos mantendremos atentos y cercanos a las autoridades en los tres poderes de gobierno de nuestra entidad federativa, y a las autoridades en el orden estatal como municipal, así como a organismos autónomos -como la Comisión Estatal de los Derechos Humanos- para colaborar en todo lo necesario para que se emprendan las acciones necesarias para hacer prevalecer el respeto a la vida humana establecido en nuestra constitución local, además de ampliar el apoyo a las mujeres embarazadas que se encuentran en situación vulnerable.

Deja un comentario