Alertan por alza de suicidios, segunda causa de muerte entre personas de 15 a 29 años de edad

0
61

Agencia Espejo del poder

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó que, en México, el suicidio aumentó más de 9 por ciento en 2020, año en que se registraron 7 mil 896 casos; constituyéndose en la segunda causa de muerte en personas de 15 a 29 años de edad.

De acuerdo con el Inegi, el mayor número de defunciones de este tipo ocurrió en el Estado de México, Jalisco y Chihuahua, entidad que hace cuatro años registraba la mayor incidencia.

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), las personas que se suicidan no desean morir, sino dejar de sufrir. El dolor, tristeza y desesperanza más profundos las llevan a quitarse la vida y cada 40 segundos se registra una muerte de este tipo en el mundo.

Miguel Malo, asesor de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), resaltó que la ocurrencia de las muertes autoinfligidas es el reflejo de la carencia de servicios de salud mental y, sobre todo, de una estrategia de atención integral, pues si se actúa a tiempo es posible evitarlas.

El especialista participó este lunes en el foro organizado por la Secretaría de Salud (Ssa) con motivo del Día Mundial para la Prevención del Suicidio que se conmemorará este 10 de septiembre, donde se presentó el primer programa nacional con el que se pretende atender la problemática.

Para la OMS, es un tema que se ha descuidado al estar rodeado de estigmas y mitos. Después de varios intentos previos, en el mundo ocurren cada año más de 700 mil suicidios y el año pasado aumentaron por la pandemia de Covid-19.

El organismo advierte que más individuos experimentan pérdida, sufrimiento y estrés, lo cual aumenta el riesgo suicida. También señala la importancia de la prevención al crear vínculos sociales y ofrecer esperanza a las personas, acercarse a ellas y escucharlas, lo que podría salvarles la vida.

En México, el tema de la salud mental se ha considerado prioritario desde hace más de dos décadas, pero esto no se ha concretado en acciones puntuales, especialmente en inversión, la cual se ha mantenido en menos de 2 por ciento de los recursos destinados a la salud.

Durante el foro de la Ssa, Diana Tejadilla, directora de Desarrollo de Modelos de Atención en Salud Mental, explicó que evitar el suicidio requiere de acciones específicas. Con ese fin se diseñó una estrategia en la que participan 18 secretarías de Estado y se contó con información de los servicios que brindan las entidades de la República en esta materia.

Resaltó que en la aplicación de este programa, hay un trabajo coordinado entre los distintos organismos del sistema nacional de salud, porque antes “la rectoría (de la Ssa) estaba difuminada”.

Gady Zabicky, titular de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), informó que la prevención del suicidio es el proyecto más importante dentro de la salud mental, al cual no se le había dado la atención que requiere. En breve, dijo, se presentarán nuevas normas oficiales con lineamientos para abordar esta problemática.

Jorge González Olvera, director general de la Conadic, resaltó que la mayoría de las muertes autoinfligidas son de hombres que experimentaron un consumo nocivo de alcohol y otras sustancias, además de sufrir violencia familiar.

Miguel Malo resaltó que la nueva estrategia considera la colaboración entre el gobierno y la academia, como la que habrá con la Facultad de Sicología de la UNAM, cuyos centros comunitarios forman parte de la atención primaria que se ofrecerá a la población.

También elogió la relación horizontal de inclusión en la red de servicios públicos del país como una respuesta integral, donde la participación de las comunidades es relevante y con la que México será pionero en la región de las Américas.

Desde 2017, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que alrededor de 800 mil personas se suicidan al año, por lo que desde entonces se propuso impulsar políticas para  reducir en el 2030 un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles mediante su prevención y tratamiento, y promover la salud mental y el bienestar .

Precisamente estableció que uno de los indicadores utilizados para evaluar dicha meta es la tasa de mortalidad por suicidio. En México, las estadísticas de mortalidad de 2017 reportaban que, del total de fallecimientos, 6 mil 494 fueron por lesiones autoinfligidas, lo que constituía 0.9% del total de muertes. Con ello, la tasa de suicidios de hace cuatro años era de 5.2 fallecimientos por cada 100 mil habitantes.

Desde 2010 hasta 2013 se observó una tendencia ascendente en el comportamiento de este indicador, pero de 2014 a 2017 se había mantenido estable.

Algunos autores señalaron en ese entonces que el suicidio no solo tenía sus causas personales, sino que obedece también a factores socioculturales que influyen en la conducta de las personas.

Por entidad federativa, Chihuahua mantenía hace cuatro años la tasa más alta con 10.7 suicidios por cada 100 mil habitantes; le seguían Aguascalientes y Sonora con 10.1 y 9.1, respectivamente. Por otro lado, las entidades con la tasa más baja de suicidio eran Guerrero (1.9), Veracruz (2.6) y Oaxaca (3.1).

Deja un comentario