Giran orden de aprehensión contra Carlos Cabal Peniche, ex socio de Miguel Alemán Magnani

0
88

Agencia Espejo del poder

Un juez de control de la Ciudad de México libró orden de aprehensión en contra del empresario Carlos Cabal Peniche y de su esposa Teresa Pasini Bertán, por su presunta participación en un fraude por 30 millones de dólares (más de 600 millones de pesos) contra una persona moral.

Fuentes de la Fiscalía General de Justicia (FGJ) confirmaron la existencia del mandato e informaron que agentes de la Policía de Investigación ya buscan a la pareja por el ilícito en perjuicio de una filial de la empresa Crédito Real, la cual otorgó un préstamo para la adquisición de una parte de la empresa Radiópolis, por lo que el juez de control del sistema procesal penal acusatorio adscrito a la Unidad de Gestión Judicial 12, Héctor Fernando Rojas Pacheco, concedió ayer la orden de captura.

El año pasado, Cabal Peniche se había asociado con Miguel Alemán Magnani, de Corporativo Coral, para adquirir el 50 por ciento de la acciones de Televisa en Radiópolis. La otra mitad pertenece al Grupo Prisa, de capital español. El hijo del exgobernador veracruzano Miguel Alemán Velasco, que actualmente radica en Francia para evadir la orden de aprehensión en su contra que solicitó el SAT en México por fraude fiscal, adquirió en 2020 la adquisición del paquete de radiodifusoras por un monto de 1,248 millones de pesos.

Cabal Peniche también se había aliado con Alemán Magnani para rescatar financieramente a la aerolínea Interjet. Sin embargo, en noviembre de 2020, el ex banquero anunció el retiro de su participación en la empresa HBC, luego de que en julio de ese año había anunciado una inversión de 150 millones de dólares junto a su socio Alejandro del Valle, quien actualmente sigue al frente de la aeroempresa.

“Grupo Cabal (…) decide retirar su participación en la empresa HBC, inversionista de Interjet, confiando en que el Sr. Alejandro Del Valle, quien continúa como inversionista, cuente con las facultades y el apoyo de la familia Alemán para salvaguardar los intereses de la empresa, sus empleados, y los acreedores, con quien ha negociado acuerdos en fechas recientes”, refirió entonces la empresa en un comunicado.

El delito que ahora se les imputa al ex banquero salinista y a su esposa no amerita prisión preventiva oficiosa, pero les haría acreedores a una pena de entre 6 y 11 años, así como una multa de 800 a mil 200 días de salario mínimo, por lo que la FGJ podría solicitar la medida cautelar a fin de evitar su fuga.

Sin embargo, la pareja estaría en la posibilidad de solicitar un amparo, pues en caso de ser detenidos serían puestos a disposición del órgano de control en turno en el Reclusorio Sur y en el de Santa Martha Acatitla.

De acuerdo con la investigación, dicha empresa otorgó un préstamo para la adquisición de una parte de la compañía radiofónica a Cabal Peniche, pero ante el incumplimiento de pago el corporativo decidió denunciar los hechos ante la Fiscalía.

Con la orden de aprehensión los agentes buscan a la pareja para presentarlos ante el juez que los requirió y quien determinará su situación jurídica, señalaron las fuentes consultadas.

Mencionaron que, tras la obtención del mandamiento judicial la dependencia, solicitará a la Fiscalía General de la República la emisión de la ficha roja a Interpol para que ambos sean buscados en más de 190 países, aunque se presume que se encuentran en Italia.

Cabal Peniche es un empresario que se dedicó por varios años a la agroindustria. En 1991 invirtió 300 millones de dólares para la compra del Banco Unión. Un año después adquirió el Banco Cremi y luego fusionó ambas entidades financieras. En 1994, Cabal Peniche invirtió en la procesadora de alimentos Del Monte Foods. Ese mismo año, autoridades mexicanas decidieron intervenir el Banco Cremi-Unión, tras ser descubiertos diversos préstamos para la compra de empresas con el dinero de los ahorradores. Por ello, le fue girada una orden de aprehensión. El empresario huyó a España, Estados Unidos y Australia, donde finalmente fue detenido en 1998. Después de tres años de prisión en ese país de Oceanía, en 2001 fue extraditado a México para que respondiera por el presunto quebranto de 242 millones de pesos a un banco. Cabal enfrentó 17 acusaciones penales pero finalmente fue absuelto.

El empresario fue señalado en su momento de ser uno de los beneficiados por el Fondo Bancario de Protección al Ahorro (FOBAPROA), por el que ahora se le pretendía juzgar al ex presidente Ernesto Zedillo.

Deja un comentario