Diego López, abanderado de la delegación paralímpica de México

0
84
  • Designado por el Comité Paralímpico Mexicano.
  • “Es un honor portar la Bandera Nacional”, asegura el paranadador.

Boca del Río, Ver.- El medallista mundial y parapanamericano veracruzano, Diego López Díaz, fue designado por el Comité Paralímpico Mexicano, abanderado de la delegación azteca para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020+1, los cuales se realizarán del 24 de Agosto al 5 de Septiembre.

La designación estuvo a cargo de la presidenta de COPAME, Liliana Suárez Carreón, así como por el Jefe de Misión, Juan Pedro Toledo, quienes notificaron al para nadador veracruzano, Diego López Díaz, que será el abanderado junto con la campeona mundial de para powerlifting, Amalia Pérez.

El deportista xalapeño sustituirá a su compañero Juan Diego García López, por lo que se tomó la decisión de que el xalapeño Diego López Díaz sea el abanderado, fuerte contendiente en Tokyo 2020, y con el mismo orgullo, será el encargado de portar nuestra Bandera Nacional.

“Para mí es un honor recibir esta noticia, es algo bonito que pasa en mi carrera, y es un honor portar la Bandera en un evento de tal magnitud”, señaló el para nadador apodado “El Misil”.

Y agregó “He tenido la oportunidad que en Juegos Parapanamericanos pertenecer a la escolta y ahora llevar nuestra Bandera, me siento muy contento y agradecido por el apoyo y la confianza que me están dando. Para mí es algo muy importante nuestro uniforme. Vamos viendo la luz, vamos a dar lo mejor y a demostrar que somos los mejores”, comentó.

Diego López Díaz ganó cinco medallas de oro en los Juegos Parapanamericano de Lima 2019, así como cuatro medallas de oro en el Campeonato Mundial de Paranatación 2019, el cual se realizó en Londres, Inglaterra.

Para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020+1 a parte de Diego López en Paranatación, asisten por Veracruz Naomi Somellera Mandujano y Nely Edith Miranda Herrera.

Mientras que en la disciplina de Para Atletismo, los veracruzanos que asisten a Tokio son Eliezer Gabriel Buenaventura y María Estela Salas Marín.

Deja un comentario