Exhiben en video a policías de Mérida que sometieron a joven veracruzano que falleció dos semanas después

0
108
Fotografía de video El Baron News

Agencia Espejo del poder

Luego de que el pasado viernes 13, el juez de control del primer distrito judicial, Rómulo Antonio Bonilla Castañeda, resolvió no vincular a proceso a los cuatro policías municipales de Mérida imputados por los delitos de homicidio calificado cometido en pandilla, tortura agravada y violación agravada, en contra del veracruzano José Eduardo Ravelo Echavarría, fue filtrado un video captado por cámaras de vigilancia que exhibe cómo los uniformados sometieron violentamente al joven de 21 años de edad, oriundo de Isla, el cual fue detenido el 21 de julio en la capital yucateca, donde fallecería dos semanas después.

En el material gráfico, fechado el 21 de julio, se observa en primera instancia el arribo de la patrulla de la Policía Municipal, posteriormente alrededor de seis policías se encuentran vigilando cómo José Eduardo es bajado de la batea del vehículo.

Los policías lo toman por los pies y lo arrastran hasta sacarlo fuera de la patrulla. Dos de los policías sujetan por el cuello al joven, que se encuentra esposado con las manos colocadas en sus espaldas, y terminan por dejarlo tirado en el piso.

Al final del video se ve cómo uno de los policías coloca su rodilla en repetidas ocasiones contra el pecho de José Eduardo mientras el resto de los municipales observa la escena.

El pasado 8 de agosto, cuatro policías municipales de Mérida fueron detenidos como presuntos responsables de la violación y asesinato del joven.

La madre de José Eduardo denunció que su hijo fue detenido el pasado 21 de julio por los policías. Acusó que abusaron sexualmente de él y lo golpearon, lo que posteriormente provocó la muerte del joven el 3 de agosto.

José Eduardo Ravelo Echavarría murió a consecuencia de un síndrome de disfunción orgánica múltiple, secundaria a politraumatismo, de acuerdo con un dictamen de un perito del Servicio Médico Forense de la FGE.

Sin embargo, el 13 de agosto, los cuatro policías municipales acusados salieron en libertad, ya que durante su audiencia el juez decidió no vincularlos a proceso al no haber pruebas suficientes.

A los agentes les imputaron los delitos de homicidio calificado cometido en pandilla, violación agravada y tortura agravada.

Tras la resolución del juez, la Fiscalía General del Estado (FGE) anunció que impugnará la resolución del juez Bonilla bajo las normas del Código Nacional de Procedimientos Penales en busca de reponer este proceso.

En una audiencia realizada ayer en el Centro de Justicia Oral se determinó que si bien quedaron acreditados los delitos, no existieron elementos de prueba suficientes para determinar que las personas presentadas tienen relación con la comisión de los delitos.

Como evidencias se desahogaron varios videos solicitados por la defensa de los imputados para sustentar su teoría del caso, mismos que fueron debatidos entre ésta, los fiscales y abogados y finalmente los admitió el juez de control, quien analizó de fondo el tema y determinó los hechos.

Apuntó que los datos sí establecen la existencia de los tres delitos y su comisión en pandilla. Sin embargo, las circunstancias de detención que narra la víctima no son coincidentes con el dato de prueba. La detención se registró el 21 de julio y la muerte, el 3 de agosto pasados.

No obstante, este auto de no vinculación a proceso no impide que la Fiscalía estatal continúe con la investigación para el esclarecimiento de los hechos. Así lo informó el juez a la víctima indirecta, Dora Ravelo, madre del joven, presente en la audiencia.

Por su parte, el ayuntamiento capitalino desmintió que haya ofrecido alguna cantidad de dinero a la mamá de José Eduardo Ravelo Echavarría, cuya muerte está ligada a la presunta participación de cuatro policías de esta ciudad.

El secretario municipal, Alejandro Ruz Castro, condenó además el supuesto giro político y oportunista que se quiere dar a este caso, no sólo por la vida que se perdió, sino porque también, recriminó, se ha condenado de antemano a los agentes policiacos y se ha ofendido a sus familias.

Deja un comentario