DIF Estatal, un respaldo para la población en situación de vulnerabilidad

0
63
  • Adultos mayores, personas con discapacidad, niñas, niños y adolescentes, los principales grupos beneficiados.

Daisy Aller

El Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), a través de sus áreas operativas mantiene diferentes programas para respaldar a los veracruzanos en situación de vulnerabilidad, ofreciéndoles apoyos en materia de salud, asistencia social y alimentaria, inclusión social y la protección de niñas, niños y adolescentes.

Las personas en situación de vulnerabilidad que requieren apoyo para tratar algún problema de salud, pueden acudir a la Dirección de Asistencia e Integración Social, donde se ofertan apoyos económicos para posibilitar el egreso hospitalario de personas vulnerables, la realización de estudios de alta especialidad, para quienes requieran materiales para cirugías, para radioterapias por padecimientos oncológicos, para sesiones de hemodiálisis y a quienes necesitan cirugías de alta especialidad.

Asimismo, gestionan apoyos funcionales, dan aparatos auditivos a personas que lo requieran, brindan bolsas de diálisis para el tratamiento de personas con padecimientos nefrópatas, proporcionan servicios y espacios de convivencia que favorezcan el sano desenvolvimiento físico y emocional en los adultos mayores a través del Centro de Atención Integral para Personas Adultas Mayores “Quinta de las Rosas”, dan apoyo económico por gastos funerarios para personas de escasos recursos, medicamentos para el tratamiento de ciertas enfermedades y, con el fin de beneficiar a personas con amputaciones congénitas o por traumatismo, se proporcionan prótesis y órtesis.

El DIF Estatal, por medio de su Dirección de Atención a Población Vulnerable respalda a la población más necesitada con asistencia social alimentaria a personas de atención prioritaria y de forma temporal a personas en situación de emergencia o desastre, migrantes y en situación de calle.

También se realizan acciones de intervención para mejorar la condición de bienestar de las familias que viven en condición de pobreza y vulnerabilidad; se favorece el acceso y consumo de alimentos nutritivos e inocuos a estudiantes que asisten a planteles públicos del Sistema Educativo Nacional con desayunos fríos y calientes y se apoya el correcto desarrollo de los bebés con asistencia social alimentaria en los primeros mil días de vida con dotaciones alimentarias nutritivas, así como fomento de la educación nutricional, la lactancia materna y prácticas adecuadas de cuidado, higiene y estimulación temprana.

Quienes lo necesiten, también se pueden acoger al Programa de Asistencia a la Población en Condición de Emergencia (APCE), participar en el Programa de Salud y Bienestar Comunitario (PSBC), el cual busca propiciar el desarrollo económico, de capacidades, social y comunitario alternativo a través de la entrega de apoyos, insumos, herramientas y capacitación, o solicitar su inclusión en proyectos y talleres productivos que fomentan el desarrollo de las actividades alternativas productivas para mejorar el ingreso familiar en la población vulnerable.

Por su parte, en la Dirección del Centro de Rehabilitación e Inclusión Social es donde se tramita Credencial Nacional de Personas con Discapacidad, y se ofrecen programas para contribuir a la inclusión de personas con discapacidad en actividades artísticas, culturales deportivas y recreativas; otorgan consultas de especialidad en medicina física y rehabilitación; proporcionan asesorías sobre los derechos humanos de las personas con discapacidad, y buscan la inclusión educativa de menores y adolescentes con discapacidad.

Asimismo, esta área cuenta con una Escuela para Familias con Hijos y Familiares de Personas con Discapacidad y programas de atención integral al adulto mayor, detección de padecimientos discapacitantes, estimulación múltiple temprana, de unidades básicas de rehabilitación, para la prevención de discapacidad en enfermedades crónico degenerativas, de rehabilitación e inclusión laboral para personas con discapacidad y de rehabilitación pulmonar.

Una de las ramas más importantes del DIF es la Procuraduría Estatal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes, donde se busca prevenir, atender y erradicar la explotación sexual infantil, la trata de personas y el trabajo infantil en la entidad; se llevan a cabo acciones educativo-preventivas, dirigidas a niñas, niños, adolescentes y sus familias sobre el abuso sexual; trabajan para reducir la situación de riesgo psicosocial y problemáticas específicas de acoso escolar; se combaten las adicciones; se da atención a la salud del niño y se previene el embarazo en niñas y adolescentes.

Además, asisten y protegen a la población infantil que intenta migrar sola a los Estados Unidos, promueven una cultura de respeto a los derechos humanos y de perspectiva de género y se impulsa participación infantil a través de la Red Nacional de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

Para más informes, pueden consultar la página web http://www.difver.gob.mx/programas/, en la que se incluyen los requisitos para acceder a cada uno de los programas previamente mencionados.

Deja un comentario