#RelatosDominicales El mundo virtual de Ireth Isildr

Publicado por

Miguel Valera

I

Alguien lo subió al grupo de whatsApp de #Dices, esa noble iniciativa que coordina Juan José Sierra, desde el puerto de Veracruz. Me llamó la atención y busqué el nombre del autor. Fue así que conocí a Ireth Isildr, una abogada que vive en Lima, Perú y que se describe así en su blog www.ireth-isildr.blogspot.com como “ama de casa, de nacionalidad Talareña, hablo español, soy un desastre total, anti-nacionalista, de corazón Peruana, neurótica como yo sola, mi virtud es mi mayor defecto”.

El texto “Significado de la palabra ‘virtual’” fue publicado el 27 de mayo de 2012 pero tiene una vigencia brutal. Usted saque sus conclusiones:

II

Cierto día entré apurada y con mucho apetito a un restaurante. Escogí una mesa alejada del barullo, porque quería aprovechar los pocos minutos que tenía, utilizarlos para comer y concretar algunas ideas locas de escritos que estaban en mi cabeza, además tenía ganas de planear mi vida, de tomar sus riendas, porque ahora era hora; mi hija había crecido, y yo debía buscar mi lugar en el mundo, el de mamá gallina ya no me iba, así que era hora de disfrutar de mi vida que hace tiempo había dejado de disfrutar.

Pedí un plato de mondoguito a la italiana, sopa de casa y jugo de maracuya. Mientras esperaba el servicio, abrí mi laptop y me disponía a realizar unos envíos a mi cuenta de twitter, en ello sentí detrás de mi hombro una voz muy suave que decía: – ¿Señora, tiene una moneda para darme? – No, no tengo, conteste. – Solo una monedita para compradme un pan. – Está bien, yo te compro uno, pero desapareces. -Señorita mesera por favor dele un pan bague a este niño. Para variar, mi casilla de e-mails estaba como siempre vacía, por lo cual me fui en búsqueda de algo de mis páginas favoritas, me quedé distraída leyendo poesías, lindos mensajes y sonriendo por esas bromas lindas que encontré en la página de reflexiones para el alma, en uno de esas reflexiones tenía de fondo una música muy bella que me llevó a mi infancia a mi tierra natal, a los areneros de tierra fina, allá en Negritos en el Barrio La Capilla.

La voz del niño con su pan, me sacaba de mi recuerdo: – Perdón señora, puede pedirle a la mesera que le ponga al pan un poquito de mantequilla, queso o de ese jugo de la sartén. Entonces me di cuenta que el pequeño seguía a mi lado, lo había ignorado por completo; cosa que suelo hacer con los niños que van en la calle pidiendo limosna. – Ay niño, puedes ya retirarte, -señorita mesera, este niño molesta y no deja tomar los alimentos en comodidad, dele un pan con algo y que se retire para que me deje en paz.

Cuando la mesera me trajo la comida, le pedí que trajera un jugo para que el pequeño coma su pan y ella me preguntó si yo quería que se llevara al niño a otro lugar, en verdad mi conciencia me impidió decirle que sí y por el contrario le dije que el niño comería ahí conmigo, por lo que cancele la orden de pan y jugo, por un menú igual al mío; hasta yo me sorprendí porque no soy así, el niño sonriendo se sentó frente a mí y me preguntó: -¿Qué estás haciendo? – leyendo unos e-mails. – ¿y que son e-mails? – son mensajes electrónicos enviados por unas personas vía Internet.

Yo pensaba que él no sabría ni entendería nada, y para evitar más preguntas dije: – Es como si fuese una carta, solo que se envía por Internet. – ¿usted tiene Internet? – Si tengo, es esencial en el mundo que vivimos hoy. – ¿y qué es Internet? – Haber cómo te explico – es un lugar así como una inmensa telaraña, hecha de muchas conexiones de un computador a otro y a otro. – ¿o sea es un conjunto de computadoras conectadas unas a otras? -Caramba eres un niño inteligente, sí eso es el Internet, de ahí compartimos, música, películas, fotos, documentos, cartas, podemos trabajar, aprender, tiene muchos contenidos pero es un mundo virtual.

– ¿y qué es virtual? ay me dije el lío en que me he metido, así que tan solo decidí darle una explicación simple: – virtual es un lugar que imaginamos, algo que no podemos tocar, ni alcanzar, en un lugar en el que creamos infinidad de cosas que nos gustaría realizar y otras que las usamos para comunicarnos con la gente que amamos sin poderla tocar, aunque ahora si las vemos, ahí creamos nuestras fantasías y podemos transformar el mundo como quisiéramos.

-¡Qué bien, me gusta! -¿ah entonces si sabes lo que es virtual, pillín? – sí señora, porque yo también vivo ese mundo virtual. Su respuesta me dejo fuera de base, si me pedía para un pan, ¿cómo era posible que viviera en un mundo del Internet? para salir de la duda le pregunte: – ¿tú tienes una computadora también?

– No señora, pero mi mundo también es virtual, porque mi madre pasa todo el día fuera de la casa, llega muy tarde, agotada, la amo mucho, la veo poco y ya ni un abrazo recibo, aparte yo paso mucho tiempo cuidando a mi hermano pequeño, él vive llorando de hambre, yo solo le puedo dar agua tibia haciéndole creer que es sopa con la esperanza que le quite el hambre.

– Mi hermano mayor sale todo el día, dice que va a vender su cuerpo, pero no lo entiendo, porque él siempre regresa con su cuerpo, todo flaco y feo como es. – Mi padre está en la cárcel hace mucho tiempo, porque una vecina lo acuso de algo que él no hizo, pero los fiscales hacen de todo por tenerlo ahí preso, yo ya no recuerdo ni su perfume, ni su risa. – Y yo en mis momentos de soledad me imagino a toda mi familia junta en casa, con mucha comida, muchos juguetes, música para danzar, me imagino mi casa como si fuera una navidad, también me imagino yendo a la escuela con mi hermanito, para juntos aprender y yo algún día ser médico y curar mucha gente, sin cobrarles nada, porque si no tienes plata; no tienes salud.

– ¿Dígame señora entendí bien lo que es virtual? Yo cerré mi laptop retire el usb del Internet, sin poder evitar que mis ojos se llenaran de lágrimas, pero no dejé rodar ninguna…no deseaba que el pequeño pillo se sintiera peor de lo que ya la vida le daba; automáticamente llame a la mesera, le ordené que me preparara otro menú para llevar y que por favor incluyera dos tazas de leche, con pan y jamón para que el niño llevara.

Terminé de almorzar, esperé que el pequeño terminara de devorar su menú, pagué la cuenta, le di la comida para llevar, el pequeño me agradeció con una bella y sincera sonrisa, he recibido muchas; pero les aseguro que después de la de mi hija esta es la más bella sonrisa que me dieron…aparte de esa sonrisa me dio un ¡Gracias Señora, usted es muy buena, y linda; Dios la proteja siempre! Ahí si se corrieron mis lágrimas por mis mejillas regordetas, le di un beso en la frente y en ese instante pude recordar algo que leí en algún sitio, el cual no recuerdo, pero lo leí en este mundo virtual del Internet: “VIRTUAL es el mundo insensato en el que vivimos todos los días, mientras no percibimos la cruel realidad que nos rodea, desdeñando al prójimo, sembrando ilusiones para vernos como redentores”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s