Sin categoría

#OpiniónCiudadana Desorden y caos en el Ayuntamiento de Xalapa; Directora de Desarrollo Urbano bloquea la inversión pública

• A menos de 100 días de que acabe el año, existen obras del 2020 sin adjudicar.

Francisco Molina

No cabe duda que la presente administración municipal morenista ha resultado un lastre para los ciudadanos de la otrora Atenas veracruzana. Sin desarrollo ni inversiones, pésimo alumbrado público, calles llenas de baches, basura, maleza por todas partes y obra pública mal ejecutada que deriva en subejercicio que cada año es mayor.

Durante los casi tres años trascurridos del gobierno de Hipólito Rodríguez Herrero, se ha padecido una serie de trabas administrativas hacia los diferentes sectores de la construcción e inversionistas, debido a que la administración dirigida por el «urbanista» se ha dedicado a implementar nuevos requisitos bajo la justificación de que se apegan a la reglamentación vigente.

Sin embargo, comentan los empresarios de la construcción, se trata de ocurrencias que no tienen un análisis previo y sobre todo que no se ajustan a la verdadera realidad de la ciudad.

El gran sector de la sociedad que se dedica a la gestoría, construcción e inversión inmobiliaria se ha visto golpeado por esta actitud, toda vez que ésta repercute en su falta de liquidez para solventar el pago de los trabajadores, la compra de materiales para la construcción, etcétera y señalan como responsable de esta situación a América Carmona Olivares, titular de la Dirección de Desarrollo Urbano, quien, aseguran, guarda una deplorable actitud.

América Carmona ha detenido un sinfín de obras, al suspenderlas o clausurarlas, sin tomar en cuenta e importarle la gran inversión y generación de empleos que ello representa.

Se ha confrontado con gestores, inversionistas, colegios de arquitectos e ingenieros, entre otros; incluso le ha puesto trabas a instituciones como el Infonavit, a cuya Delegación le dijo en una reunión al inicio de la presente administración, que no emitiría más licencias de construcción para viviendas de interés social «hasta que se ocuparan las que existen en la ciudad»; esto bajo su supuesto -mismo que a la fecha no ha comprobado- de que «había demasiadas viviendas sin ocupar o en estado de abandono».

Pero la actitud de la titular de Desarrollo Urbano no sólo afecta al sector privado de la construcción. En los pasillos del palacio municipal se comenta de la pugna que guarda con la Directora de Obras Públicas, Sulekey Citlalli Hernández Garrido, a quien le exige para otorgarle permisos o licencias de construcción de obras que forman parte del programa de acciones del 2020, una serie exagerada de «requisitos», como si se tratara de construcciones de particulares.

Cabe mencionar que muchas de estas obras registran importantes retrasos, pues el personal de Obras Públicas ha sido incapaz de integrar los expedientes técnicos exigidos para poder adjudicar y licitar las obras.

Tal es el conflicto entre las titulares de Obras Públicas y Desarrollo Urbano que ya se tiene registro en la Contraloría Interna, y corresponderá al Cabildo poner fin a este conflicto que sólo afecta a los habitantes de la capital.

Parece que la titular de Desarrollo Urbano, con su pésimo desempeño y actitud, busca ser recordada por el rezago que predomina en su dependencia, por su insensatez al bloquear inversiones sin importarle que sean colonos, jefas de familias, adultos mayores, gestores, inversionistas o colegios de arquitectos e ingenieros; y por las denuncias legales, derivadas de dichos bloqueos, que acumula el Ayuntamiento.

La pregunta es, ¿qué le debe el alcalde a esta señora para que, a pesar de saber de estos conflictos, no haya realizado los cambios necesarios?

Resulta aberrante que funcionarios sin experiencia y sin perfil sigan al frente de estas dependencias y particularmente en Desarrollo Urbano.

La administración pública requiere de funcionarios con la experiencia necesaria para dar resultados inmediatos, para ser facilitadores de las inversiones en el territorio municipal, sin cerrarse en negativas «reglamentarias» ni abrirse ante el influyentísimo; de manera injusta para los inversionistas y empresarios que sostiene a un gran sector de la sociedad al generar un sinnúmero de empleos.

En fin, los que pagan son los ciudadanos de esta capital veracruzana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: